Las neurotrofinas, una familia de proteínas formada por diversos factores, han sido identificadas como un elemento importante en el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas. Hace años, la revista Nature publicó que uno de los factores integrados en ellas evitaba la muerte neuronal en modelos de lesiones cerebrales en primates y ratas, pero también evitaba la disfunción cognitiva en estos animales en edades avanzadas.

En un artículo publicado en este blog explicamos por qué la Melena de león es el hongo medicinal elegido para la renovación neuronal gracias a su actividad precursora en la producción de uno de esos factores, el factor de crecimiento nervioso, más conocido por sus siglas en inglés NGF (Nerve Growth Factor).

Hericium

Melena de león (Hericium erinaceus) y la función cognitiva (memoria, atención, independencia funcional, etc.)

Además de la bibliografía referente a la producción del factor de crecimiento nervioso, disponemos de resultados recientes sobre el uso de la Melena de león (Hericium erinaceus) en enfermedades que afectan a la memoria y al deterioro cognitivo con resultados positivos después de 16 semanas de tratamiento.

En 2009 la revista internacional Phytotherapy Research publicó el artículo científico Improving effects of the mushroom Yamabushitake (Hericium erinaceus) on mild cognitive impairment: a double-blind placebo-controlled clinical trial en el que se recogían los resultados de un estudio a doble ciego y controlado por placebo realizado a 30 individuos de 50-80 años que presentaban un deterioro cognitivo leve (de acuerdo con la Escala de Demencia de Hasegawa).

Después de dos semanas de evaluaciones preliminares, se formaron dos grupos de 15 sujetos cada uno. El grupo que recibió el tratamiento con Melena de león (750 mg/día) había experimentado mejoras significativas en la escala de función cognitiva, respecto del grupo de placebo, al cabo de cuatro semanas de tratamiento. Este estudio también evidenció que si se suspendía la administración de Melena de león, las funciones cognitivas empeoraban.

Según se indica en este estudio, los resultados obtenidos sugieren que la Melena de león (Hericium erinaceus) es efectiva en el tratamiento del deterioro cognitivo leve.

BLOG_REISHI_600x400

Reishi (Ganoderma lucidum) y procesos oxidativos

El daño oxidativo también es común en el cerebro de pacientes con alzhéimer. En este sentido, estudios realizados con el hongo Reishi (Ganoderma lucidum), demuestran que este mejora la disminución de la actividad antioxidante relacionada con la edad. Los resultados de un ensayo con 42 sujetos se publicó en el artículo Triterpenoids and polysaccharide peptides-enriched Ganoderma lucidum: a randomized, double-blind placebo-controlled crossover study of its antioxidation and hepatoprotective efficacy in healthy volunteers. En este se evidencia la capacidad antioxidante, antiaging y hepatoprotectora de Ganoderma lucidum gracias a la significativa reducción del estrés oxidativo.

Reishi (Ganoderma lucidum) y la degeneración sináptica

La degeneración sináptica, lo que podríamos explicar y resumir como la desaparición de la comunicación entre neuronas, es clave en el proceso neurodegenerativo de la enfermedad de Alzheimer. Otro reciente estudio ―Antagonizing beta-amyloid peptide neurotoxicity of the anti-aging fungus Ganoderma lucidum―, publicado en 2008, evidencia que el extracto de Ganoderma lucidum es capaz de atenuar la sinaptotoxicidad o debilitamiento de la sinapsis entre neuronas, inducida por la proteína β-Amiloide, que se acumula de forma anormal en los pacientes con alzhéimer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies