De forma genérica, llamamos grasa a los lípidos que se acumulan en el tejido adiposo de nuestro organismo. Esta palabra tan poco querida por la mayoría suele estar asociada a la gordura, el exceso de peso, los michelines, la obesidad

¿Existe grasa buena y grasa mala?

Aunque esta diferenciación es muy básica, esta simplificación resulta útil para explicar las funciones de la grasa en nuestro organismo, por qué se acumula cuando este se altera y cómo ayudar a eliminar su exceso. Esto no echa por tierra el abecé que todos conocemos para mantenernos en forma, pero nos ayuda a entender mejor cómo funciona nuestro cuerpo.

Exceso grasa abdominal: relacionada con HTA, diabetes, riesgo cardiovascular.
Según investigaciones sobre la salud cardiovascular, el exceso de grasa visceral en la zona abdominal se ha relacionado con hipertensión arterial, riesgo cardiovascular, resistencia a la insulina y diabetes. / Hifas da Terra ®

Tu grasa mala

La grasa blanca o «grasa mala» es la que se suele relacionar con excesos en la dieta y se denomina, por sus siglas en inglés, WAT (White Adipocyte Tissue). Se trata del mayor almacén de energía que tiene nuestro organismo y también se comporta como un órgano capaz de liberar moléculas que intervienen en la sensación de apetito, el gasto energético e, incluso, la inflamación.

La WAT se distribuye bajo la piel, pero también alrededor de nuestras vísceras. Así encontramos grasa blanca alrededor de nuestros intestinos, pero también en el abdomen. Si bien el exceso de grasa periférica no se ha relacionado con ninguna patología, el exceso de grasa visceral visible en la zona abdominal sí se asocia con hipertensión, riesgo cardiovascular, resistencia a la insulina, diabetes…

Tu grasa buena

El segundo tipo es la grasa parda o BAT (Brown Adipocyte Tissue). Esta es menos conocida y, de momento, las investigaciones científicas le otorgan la etiqueta de «buena» por sus implicaciones en la activación del metabolismo y su potencial para actuar contra la obesidad. Además, la grasa parda tiene un rol especial en la termogénesis, es decir, nos ayuda a mantener la temperatura corporal. Como veremos más adelante, su activación también se ha relacionado con la liberación de triglicéridos y el consumo de glucosa.

grasa parda: tu grasa buena

Los depósitos de grasa marrón se localizan en la zona cervical, encima de las clavículas, en la zona suprarrenal… pero también en el interior del músculo esquelético (las fibras estriadas que sujetan la estructura ósea). Es precisamente en este tejido donde se secreta la irisina, una sustancia hormonal que, según algunas investigaciones, se libera en mayor cantidad con la actividad deportiva e induce la marronización de la grasa subcutánea.

¿Cómo activar la grasa parda?

La hipótesis sobre su activación con el deporte han dado lugar a la puesta en marcha un estudio centrado en demostrar cómo el ejercicio puede activar la grasa parda para que esta pueda quemar la grasa blanca derivada de los excesos en las comidas. Esta lucha entre grasas se explica, según uno de los investigadores de la Universidad de Granada, porque el tejido adiposo marrón, al activarse, consume glucosa y lípidos, reduciendo así las posibilidades de que se acumule en la barriga, por ejemplo.

Alimentos que ayudan a limitar la acumulación de grasa

Maitake Grifola frondosa Hifas da Terra
Este es uno de ejemplares de Maitake o Grifola frondosa (nombre científico) que se produce sobre sustratos orgánicos en Hifas da Terra. / Hifas da Terra ®

En un estudio realizado por la universidad nipona de Nishinomiya se evaluó la capacidad en el control del peso de uno de los hongos habituales en la dieta oriental y al que, tradicionalmente, se le habían atribuido efectos saludables: el Maitake.

La investigación de 2008 realizada por Minamino et al. concluyó que la suplementación con extracto de Maitake (concentrado de las sustancias bioactivas del hongo) demostró su capacidad para inhibir la maduración de los adipocitos de la grasa parda. Dicho de otro modo, la ingesta del extracto de este hongo podría limitar la acumulación de grasa, circunstancia que se produce cuando estas células maduran.

En este mismo estudio se observó que el extracto de Maitake también limitaba la acumulación de triglicéridos, por lo que su extracto también se podría valorar como regulador del metabolismo lipídico.

 

Potencial terapéutico de la grasa parda

En una revisión de 2014 publicada en los Anales de la Real Academia de Farmacia se valoraban las conclusiones obtenidas hasta la fecha en relación al tejido adiposo marrón por su prometedor potencial terapéutico. Entre otras cuestiones, este artículo recogía las capacidades demostradas sobre el gasto energético y el metabolismo, así como su resistencia a la inflamación; todos ellos factores relacionados con la obesidad.

Alteración hormonal, adipocitos y obesidad

La revista Cell Metabolism publicó en abril de 2018 un artículo en el que se demostraba por qué la alteración de los ciclos biológicos del organismo podrían favorecer la acumulación de lípidos o grasa en nuestras células. Aunque en este caso no había diferenciación entre los tipos de grasa, los investigaciones indicaban que dicha acumulación sería fruto de la liberación de determinadas hormonas, inducida por determinadas alteraciones biológicas. El grupo de investigadores indicaba que el desequilibrio del organismo en la liberación de las hormonas podría estar detrás de la obesidad y por qué esta condición se da en cuadros donde se producen cambios hormonales.

Otras curiosidades sobre la grasa marrón

  • El tejido adiposo marrón no desaparece con la edad

Hasta hace tan solo algunos años se creía que la grasa parda solo aparecía en neonatales en los que se acumulaba en zonas concretas como cuello y tronco para aumentar la temperatura y, por tanto, la capacidad de supervivencia en los primeros años de nuestra vida, cuando somos más vulnerables.

  • Se descubrió su presencia en adultos en investigaciones sobre el cáncer

Una prueba de imagen para detectar tumores activos resultó clave para detectar la grasa parda en adultos. Especialistas en Medicina Nuclear observaron que al inyectar glucosa en la zona supraclavicular y paravertebral se producían falsos positivos. La grasa parda, al igual que las células tumorales, consume glucosa, de ahí que se produjeran estos resultados y, finalmente, se detectase el BAT en adultos.

En resumen

Las investigaciones recientes llevadas a cabo sobre la denominada grasa parda abren nuevas vías de investigación para actuar sobre la obesidad y otras patologías en las que se produce un exceso de grasa. Aunque todavía son necesarios nuevos estudios, el extracto de Maitake ya ha demostrado en líneas celulares que podría activar este tipo de grasa, lo que podría tener repercusiones indirectas sobre la acumulación de grasa.

Referencias

  • Almudena Gómez-Hernández et al. (2014) Papel del tejido adiposo blanco, marrón y perivascular en las complicaciones vasculares asociadas a la obesidad. An. Real Acad. Farm. Vol. 80, Nº 2  pag. 322-346.
  • Minamino K, Nagasawa Y, Ohtsuru M. A water-soluble extract from Grifola frondosa, Maitake mushroom, decreases lipid droplets in brown adipocyte tissue cells. Journal of Nutritional Science and Vitaminology 2008, 54(6):497-500.
  • Marcela, Reyes J. Características biológicas del tejido adiposo: el adipocito como célula endocrinaBiological characteristics of the adipose tissue: adipocyte as an endocrine cell (2012) Revista Médica Clínica Las Condes. Volume 23, Issue 2, Pages 136-144.
  • www.efesalud.com
  • www.investigacionyciencia.es

2 comentarios de “Cuestión de peso: por qué la grasa parda podría ayudarnos a no engordar

  1. Maria Ruiz dice:

    Hay alguna contraindicacion en la toma de Mico Sol, Mico Rei y Mico Cord, con una hepatitis autoinmune?
    Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies