Los hongos superiores están compuestos por infinidad de moléculas con cualidades terapéuticas demostradas como polisacáridos, fibra dietética, terpenos… Dentro del grupo de los polisacáridos se enmarcan los β-glucanos (beta-glucanos), compuestos bioactivos que han demostrado tener actividad sobre el sistema inmunitario, regulando nuestra respuesta inmune, pero interviniendo también en el funcionamiento del sistema cardiovascular y en el desarrollo de los procesos oncológicos.

beta-glucanos-agaricus-blazei

Según ha constatado la evidencia científica publicada, los beta-glucanos son capaces de estimular de forma eficaz nuestras defensas contra infecciones de bacterias, virus, parásitos… Además, actúan como modificadores de la respuesta biológica modulando la respuesta inmunitaria del huésped, lo que tiene implicaciones en la protección frente a diversas enfermedades.

¿Qué son los beta-glucanos?

Desde el punto de vista bioquímico, los beta-glucanos conforman una larga cadena de unidades de glucosa que se encuentran en múltiples sustancias y se consideran fibras dietéticas solubles. Aunque mayoritariamente los productos elaborados a partir de avena se han asociado a los beta-glucanos, estos no son exclusivos de estos alimentos, sino que se pueden encontrar en otros cereales, algas y setas. En concreto, los beta-glucanos de origen fúngico tiene potencial bioactivo y aspectos estructurales propios con ramificaciones complejas que dan lugar a formaciones de triple hélice, lo que está relacionado con su actividad antitumoral.

 

Algunos de los alimentos con beta-glucanos son:

  • Hongos basidiomicetos como el Champiñón del sol, Melena de león, Cordyceps, Coriolus versicolor, Reishi, Shiitake, Maitake, Coprinus, Polyporus…
  • Cereales como la cebada, avena, centeno, maíz, arroz…
  • Algas marinas

Los beta-glucanos de las setas: más complejos

Los beta-glucanos de los hongos y algunos cereales poseen cualidades químicas especiales. Tienen enlaces β-(1,3) en su cadena principal y cuentan con puntos de ramificación β-(1,6). Diferentes estudios han determinado que esta estructura ramificada es relevante para llevar a cabo su acción sobre el sistema inmunitario.

Analíticas de las especies cultivadas en Hifas da Terra muestran un contenido en beta-glucanos próximo al 50%

Otros aspectos estructurales relevantes en relación a la actividad de los beta-glucanos son:

  • la solubilidad:  a mayor solubilidad podría haber mayor actividad.
  • el tamaño molecular: a mayor peso molecular, podría observarse mayor actividad.
  • puntos de ramificación: puntos de ramificación tipo β-(1,6).
  • forma de ramificación: la estructura terciaria helicoidal de los glucanos de los hongos es importante para la actividad inmunoestimuladora ejercida por estos. Por contra, los beta-glucanos de las algas tienen una estructura lineal.funcionamiento-beta-glucanos-sistema-inmunitario

 

¿Cómo se activan los beta-glucanos?

Tal y como hemos visto, los beta-glucanos forman parte de los alimentos que consumimos diariamente, aunque también se pueden consumir en forma de complemento alimenticio, donde la concentración de estas sustancias activas es mayor y se adecua a la denomina dosis terapéutica. En cualquier caso, la administración se realiza mayoritariamente de forma oral y esto conlleva el siguiente interrogante ¿cómo se produce la interacción con el sistema inmunitario?

Sistema gastrointestinal

El 70-80 % de las células del sistema inmunitario están localizadas en la mucosa intestinal. Esta es, junto con las fosas nasales y la piel, una de nuestras principales vías de acceso y toma de contacto con organismos patógenos. La localización de las células inmunitarias en el sistema digestivo también permite que los beta-glucanos administrados vía oral puedan ser capturados y transportados hacia el bazo, los nódulos linfáticos y la médula ósea donde, al interactuar con las células inmunitarias, podrían ayudar a activar la respuesta inmunitaria.

Por otra parte, tal y como se recoge en otros artículos, los hongos actúan como prebióticos estimulando el crecimiento del la microbiota intestinal, siendo así beneficiosos para el organismo.

Beta-glucanos y sistema inmunitario

Algunos de los polisacáridos y proteoglicanos aislados de hongos medicinales como el Champiñón del sol han demostrado tener actividad antitumoral. En un estudio de inmunología, esta misma especie, cuyo nombre científico es Agaricus blazei, ha demostrado tener potencial como agente terapéutico y preventivo.

Beta-glucanos y alergias

Además de los efectos antitumorales, también existen estudios sobre los beta-glucanos en los que se evalúa el efecto de este tipo de polisacáridos sobre las alergias y sus síntomas asociados: desde la rinitis, la conjuntivitis, la picazón de ojos y garganta, el goteo nasal y la tos hasta la fatiga y el malestar físico.

Tal y como explicamos en la sección APRENDE de nuestra web, cuando se produce una reacción alérgica, nuestro organismo aumenta la respuesta defensiva. Del equilibrio habitual, también llamado homeostasis, pasamos a una respuesta exacerbada del estado inmune Th2 o estado proinflamatorio en donde se producen diferentes reacciones químicas, entre las que está la liberación de histamina, lo que puede provocar los síntomas antes mencionados.

Un estudio publicado en 2013 por la revista Food Science & Nutrition recoge los resultados de un ensayo aleatorizado realizado realizado durante 4 semanas a en las que se administró al grupo experimental una fórmula con beta-glucanos. En comparación con el grupo que recibió placebo, los sujetos que consumieron beta-glucanos informaron de las siguientes mejoras:

  • a nivel general, los síntomas de la alergia se redujeron en un 28%
  • la severidad de los síntomas asociados se redujo en un 52%

En términos generales de bienestar, el grupo experimental también reconoció mejoras en relación al bienestar emocional, la salud física y los niveles energía. Por otra parte, en relación a la reducción de los síntomas asociados a los procesos alérgicos, destacan:

  • el insomnio se redujo en un 53%
  • reducción de la sintomatología que afecta a los ojos y sus mucosas en un 57% (ojos llorosos, enrojecimiento, picazón…)
  • problemas como picores, exceso de mucosidad y otras cuestiones relacionadas con la nariz se redujeron en un 50% (goteo posnasal, picazón,  estornudos, congestión…)

La conjunción de estas mejoras se tradujo en lo que se reportó como una mejora de la calidad de vida de estos pacientes con alergia en un 56%.

Modificadores de Respuestas Biológicas

La capacidad de los beta-glucanos para estimular células del sistema inmunitario como los macrófagos, los neutrófilos y las células NK ha derivado en nuevas aplicaciones clínicas en las que ya se emplean como adyuvantes que mejoran la efectividad de tratamientos hospitalarios, sobre todo por su potencial anticancerígeno.

Hay estudios que indican que los beta-glucanos pueden prevenir la oncogénesis y, dadas sus cualidades sobre las células inmunitarias, los beta-glucanos también pueden inhibir el crecimiento del tumor y su expansión. Asimismo, como tratamiento coadyuvante de quimioterapia y radioterapia, los beta-glucanos han demostrado tener un papel positivo en la restauración de los glóbulos rojos (hematopoyesis) después de una lesión en la médula ósea.

funcionamiento-beta-glucanos-sistema-inmunitario

Dislipemia, hipertensión y obesidad

El uso funcional de las fibra dietética ha sido recogido en múltiples estudios. Varios artículos científicos incluso han documentado los beneficios de los beta-glucanos en cuestiones específicas relacionadas con la salud cardiovascular como la dislipemia, la hipertensión y la obesidad.

Como ya hemos dicho, la solubilidad en agua y el peso molecular de los beta-glucanos son determinantes en su actividad sobre el sistema inmunitario, lo que también tiene que ver con su acción a nivel cardiovascular y, en concreto, con su efecto hipocolesterolémico.

Este breve resumen sobre los beta-glucanos nos permite tener una idea sobre las posibilidades terapéuticas de aquellos alimentos que los contengan, pero también de las posibilidades que estas sustancias suponen para el desarrollo de nuevos tratamientos orientados al cuidado de nuestra salud y, en concreto, para mejorar nuestros sistemas inmunitario y cardiovascular.


Referencias

  • Akramiene D, Kondrotas A, Didziapetriene J, Kevelaitis E. (2007) Effects of beta-glucans on the immune system. Medicina (Kaunas). 43(8):597-606.
  • Shiu-Nan Chen, Ching-Sheng Chang, Ming-Hsin Hung, Sherwin Chen, William Wang, Cheng-Jeng Tai, Chung-Lun Lu (2004) The Effect of Mushroom Beta-Glucans from Solid Culture of Ganoderma lucidum on Inhibition of the Primary Tumor Metastasis. Evid Based Complement Alternat Med. 252171.
  • D. El Khoury, C. Cuda, B. L. Luhovyy, and G. H. Anderson (2012) Beta Glucan: Health Benefits in Obesity and Metabolic Syndrome. Journal of Nutrition and Metabolism Article ID 851362, 28 pages.
  • Deepak Mudgil (2017) Dietary Fiber for the Prevention of Cardiovascular Disease (chapter 3) Fibers Interaction Between Gut Micoflora, Sugar Metabolism, Weight Control and Cardiovascular Health. Pages 35-59.
  • Chan Y, Chang T, Chan CH, Yeh YC, Chen CW, Shieh B, Li C (2007) Immunomodulatory effect of Agaricus blazei Murill in Balb/cByJ mice. J Microbiol Immunol Infect. 2007;40:201–208.
  • Vighi G, et al. (2008) Allergy and the gastrointestinal system. Clinical and Experimental Immunology, 153 (Suppl. 1): 3–6.
  • Solomon P. Wasser, Alexander L. Weis (1999) Medicinal Properties of Substances Occurring in Higher Basidiomycetes Mushrooms: Current Perspectives (Review). DOI: 10.1615/IntJMedMushrooms.v1.i1.30. Pages 31-62.
  • Mendel Friedman (2016) Mushroom Polysaccharides: Chemistry and Antiobesity, Antidiabetes, Anticancer, and Antibiotic Properties in Cells, Rodents, and Humans. Foods, 5(4), 80
  • John A.Bohn, James N., BeMiller (1995) (1→3)-β-d-Glucans as biological response modifiers: a review of structure-functional activity relationships. Carbohydrate Polymers. Volume 28, Issue 1, Pages 3-14.
  • Chan GC, Chan WK, Sze D (2009) The effects of beta-glucan on human immune and cancer cells. J Hematol Oncol. 2009 Jun 10;2:25. doi: 10.1186/1756-8722-2-25.
  • Jayachandran M, Xiao J, Xu B (2017) A Critical Review on Health Promoting Benefits of Edible Mushrooms through Gut Microbiota.Int J Mol Sci. 2017 Sep 8;18(9). pii: E1934. doi: 10.3390/ijms18091934.
  • Takashi Norisuye (1985) Triple‐stranded helical structure of schizophyllan and its antitumor activity in aqueous solution. Supplement: Microsymposium of Polymer Effects.Volume14, Issue S19851.Pages 105-118.
  • Talbott, S. M., Talbott, J. A., Talbott, T. L., & Dingler, E. (2014). β-Glucan supplementation, allergy symptoms, and quality of life in self-described ragweed allergy sufferers. Food science & nutrition, 1(1), 90–101.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies