Empecemos por lo fácil: ¿cómo definimos el estrés? En 1936 el British Journal Medicine publicó un artículo en el que se introducía este nuevo concepto a través del síndrome de adaptación general (SAG). Este lo definía como reacciones inespecíficas del organismo ante un estímulo molesto o nocivo (factor estresante) y el esfuerzo que genera superarlo o adaptarse a él.

Sí, somos seres únicos y, sin embargo, este artículo describió la respuesta a esos estímulos estresantes en tres fases comunes a la mayoría de los mortales: reacción, resistencia y agotamiento. En primer lugar, recibimos la alerta y, seguidamente, nos preparamos para hacer frente a la situación adversa. Si esta persiste y no somos capaces de ponerle fin en 1-3 meses, pasamos a la tercera fase. En esta, el organismo se encuentra exhausto y agotado por lo que se producen daños graves que alteran nuestras funciones vitales.

El autor del artículo citado es Hans Selye, considerado el padre del estrés. Este doctor austrohúngaro publicó gran cantidad de estudios científicos sobre el estrés y sentó las bases del concepto actual aplicado al campo de la salud. No obstante, sus hallazgos no estuvieron exentos de curiosidades. A pesar de hablar siete lenguas y haber desarrollado gran parte de su carrera profesional en Estados Unidos y Canadá, en 1936 no dominaba a la perfección la lengua inglesa. Esta es la causa por la que hablamos de estrés o stress en vez de strain, el término en inglés que mejor se ajusta a ideas como presión, tensión y saturación, tal y como el propio Selye reconoció años más tarde.

El origen y las causas: estrés y angustia ¿frutos de un círculo vicioso?

Hoy en día la comunidad científica aboga por definir el estrés como un proceso dinámico en el que influyen factores internos, externos y la interacción de ambos: el individuo, sus circunstancias y su interpretación y respuesta a las mismas. En este marco teórico, el estrés estaría determinado por una situación «excesiva» para el individuo, que no dispone de los recursos necesarios para superarla.

Estrés
En los años 80, Lazarus y Folkman definieron el estrés psicológico como el “resultado de una relación particular entre el individuo y el entorno que es evaluado por este como amenazante o desbordante de sus recursos y que pone en peligro su bienestar”. / Hifas da Terra

El cansancio, la irritabilidad y otras consecuencias del estrés

Desde una perspectiva psicológica, el estrés laboral, por ejemplo, tendría el siguiente recorrido: si estás bajo presión en tu trabajo, podrías reaccionar trabajando más horas. Debido a ello, sentirías más cansancio y te costaría más lidiar con tus obligaciones diarias. Esta frustración podría derivar en el consumo de más cafeína, tabaco, alcohol… o en la necesidad de recurrir a sustancias que te ayuden a dormir. Este ejemplo nos ayuda a comprender el alcance de una situación estresante, las consecuencias que tiene el estrés sobre la salud de las personas. Sin embargo, la predisposición al estrés o la tolerancia al mismo dependen de cada individuo.

Tal y como veremos en las siguientes líneas, una respuesta negativa ante una situación adversa y la cronificación de la tercera fase descrita por el Dr. Selye pueden tener graves consecuencias sobre tus funciones vitales. A continuación veremos sus efectos en cinco puntos críticos y analizaremos las sustancias naturales que pueden ayudar a combatirlo.

1. El estrés envejece

El estrés crónico favorece la oxidación celular, contribuye a elevar los niveles de presión arterial y puede dar lugar a situaciones de ansiedad y depresión. Entre los estragos sobre la salud derivados del estrés, destaca el potencial que tiene para dañar la respuesta inmune, tal y como recoge un metaanálisis de 2006 basado en 300 estudios científicos previos.

En la medicina tradicional se han utilizado sustancias adaptógenas para contrarrestar los efectos bioquímicos y emocionales asociados al estrés. El metaanálisis citado y numerosas publicaciones recientes avalan el uso de adaptógenos, describiendo su actividad concreta ante factores asociados al estrés.

Los hongos que presentan propiedades de control y alivio en caso de estrés son el Ganoderma lucidum (Reishi), el Cordyceps sinensis y el Hericium erinaceus (Melena de león). En general, los triterpenos y polisacáridos presentes en estas especies han demostrado:

  • mejorar el estado de ánimo
  • reducir el cansancio
  • reducir la incidencia de enfermedades
  • favorecer una mayor longevidad

2. ¿Te duele la cabeza? ¿No consigues dormir?

Aunque pueda resultar sorprendente, el estrés es un disparador común del dolor de cabeza y las migrañas. Muestra de ello son los resultados de un estudio realizado en 1997 en el que se evidenció esta relación en el 50-70 % de los participantes.

Los triterpenos de Ganoderma lucidum tienen un efecto calmante sobre el sistema nervioso. En estudios en modelos animales, se observó un efecto sedante sobre el sistema nervioso central, lo que:

  • aumenta la duración del sueño
  • disminuye la actividad motora espontánea

3. La conexión entre cerebro y sistema digestivo

Hace años que sabemos que las conexiones entre nuestros sistemas nervioso y digestivo tienen más implicaciones de las jamás podríamos haber imaginado. No en vano, se habla de que los intestinos son nuestro segundo cerebro.

En estos momentos sabemos que el estrés está implicado en el desarrollo del síndrome de intestino irritable, que se caracteriza por el estreñimiento y /o diarrea, el dolor abdominal y la hinchazón.

La capacidad antiinflamatoria del Reishi puede contribuir a controlar los trastornos digestivos comunes, pero también su capacidad sedante ya que, como demuestra un estudio de 1991, los pacientes con problemas digestivos responden al tratamiento común utilizado en casos de estrés.

En los trastornos intestinales se suele dar una desregularización de la microbiota o flora intestinal. Al respecto, se ha demostrado que compuestos presentes en la Melena de león pueden ayudar a recuperar el equilibrio intestinal.

Una de las sustancias de interés de este hongo son las hericenonas. Su peculiaridad está en que son capaces de promover la formación de neuronas (neurogénesis) y este proceso está directamente relacionado con efectos antidepresivos y ansiolíticos. El efecto de estas sustancias se evaluó en un estudio científico en el que participaron 30 mujeres de edades próximas a los 41 años, todas aquejadas de diferentes males. La conclusión evidenció que la Melena de león puede reducir la ansiedad y la depresión.

4. Las hormonas y el cansancio, más relacionados de lo que creías

Según los expertos, el estrés también podría estar relacionado con el hipertiroidismo ya que, en situaciones de estrés, segregamos sustancias glucocorticoides que podrían favorecer desequilibrios en la respuesta inmunitaria y aumentar los niveles de interleucinas (factor común de las enfermedades autoinmunes). En este sentido, sabemos que los compuestos triterpenoides de Ganoderma lucidum tienen una potente actividad inmunomoduladora y pueden repercutir en la producción de anticuerpos.

Por su parte, las cualidades del Cordyceps como regulador endocrino han sido recogidas en un ensayo a doble ciego. De este se desprende que este hongo ayuda a normalizar los efectos fisiológicos del estrés en las tiroides y otras glándulas endocrinas. Es más, la adenosina identificada en este hongo puede aumentar en un 73 % la resistencia a la fatiga tras tres semanas de consumo mínimo, por lo que resulta de especial interés cuando tu cuerpo te demanda más energía.

5. El estrés… directo al corazón

El estrés aumenta el riesgo a tener la presión arterial alta, un factor común en las enfermedades cardiovasculares. Si bien no es la causa directa de la hipertensión, su presencia sí aumenta el nivel de catecolamina, cortisol, vasopresina, endorfina y aldosterona; hormonas relacionadas con el aumento de la presión arterial. Los resultados del estudio Interheart demostraron que aquellos individuos que informaron de «estrés permanente» tenían más probabilidades de sufrir un ataque cardíaco.

Para contrarrestar estos efectos, resulta interesante conocer los compuestos del Reishi y del Cordyceps. En estos hongos medicinales se han identificado polisacáridos, con demostrado efecto hipolipidémico, hipotensivo y antitrombótico, y otras sustancias cardiotónicas.

Si quieres saber más detalles sobre los hongos medicinales y sus compuestos, visita la sección APRENDE DE HIFAS DA TERRA. En esta encontrarás contenidos basados en la evidencia sobre los problemas de salud que más te preocupan.


Referencias bibliográficas:

  • Akinobu Tsunoo et al, Meiji institute of Health Science. Cordyceps Sinensis: Its diverse effects on mammals in vitro and in vivo. Third International Symposium of the Mycological Society of Japan, 1995.
  • Anjum F, Razvi N, Yasin H, Ahmad A, Sherwani MK, Khan NR, Arshad S. Causes of migraine in Karachiites and its treatment from mushrooms. Int J Pharm 2012; 2(4):706-711.
  • Annika Rosengren et al. Association of psychosocial risk factors with risk of acute myocardial infarction in 11 119 cases and 13 648 controls from 52 countries (the INTERHEART study): case-control study. The Lancet 2004, Volume 364, Issue 9438, 11–17 September, 953-962.
  • Holm JE, Lamberty K, McSherry WC 2nd, Davis PA The stress response in headache sufferers: physiological and psychological reactivity. Headache 1997, Apr;37(4):221-7.
  • JH Koh, et al., Antifatigue and Anti-stress Effect of the Hot-Water Fraction from Mycelia of Cordyceps sinensis. Biol. Pharm. Bull 2003, 26 (5), 691–4.
  • Koh J. H, Suh H. J, Ahn T. Hot-water extract from mycelia of Cordyceps sinensis as a substitute for antibiotic growth promoters. Biotechnol Lett 2003a, 25:585–90.
  • Kulkarni S, O’Farrell I, Erasi M, Kochar MS. Stress and hypertension. WMJ. 1998 Dec;97(11):34-8.
  • Macpherson AJ, Marrinic MM, Harris N. The functions of mucosal T-cells in containing the indigenous commensal flora of the intestine. Cell Mol Life Sci 2002, 59:2088–96.
  • Nagano et al.. Reduction of depression and anxiety by 4 weeks Hericium erinaceus intake. Biomed Research 2010, 31, 231-237.
  • Neil Schneiderman, Gail Ironson, and Scott D. Siegel. STRESS AND HEALTH: Psychological, Behavioral, and Biological Determinants. 2008 Oct 16. Annu Rev Clin Psychol. Bruce S. McEwen, The Rockefeller University, New York, NY, and approved February 27, 2012.
  • Recognition and Alleviation of Distress in Laboratory Animals. National Research Council (US) Committee on Recognition and Alleviation of Distress in Laboratory Animals. Washington (DC): National Academies Press (US); 2008.
  • Sheldon Cohen, Denise Janicki-Deverts, William J. Doyle, Gregory E. Miller, Ellen Frank, Bruce S. Rabin, and Ronald B. Turner. PNAS April 17, 2012. Chronic stress, glucocorticoid receptor resistance, inflammation, and disease risk.
  • Shu-Ting Chang and John Buswell. Ganoderma lucidum (Curt.: Fr.) P. Karst. (Aphyllophoromycetideae)−A Mushrooming Medicinal Mushroom. Int J Medicinal Mushrooms 1999, v1.i2.30, 139-146. DOI: 10.1615/IntJMedMushrooms.
  • Su, C.Y., Shiao, M.S., and Wang, C.T., Predominant inhibition of ganodermic acid S on the thromboxane A2-dependent pathway in human platelets response to collagen, Biochim. Biophys. Acta, 1437, 223–234, 1999.
  • Suzanne C. Segerstrom and Gregory E. Miller, Psychological Stress and the Human Immune System: A Meta-Analytic Study of 30 Years of Inquiry, Psychol Bull. Author manuscript; available in PMC Feb 7, 2006.
  • Tsuno A, Taketomo N, Hiroyuki I. Healthful composition obtained from the hot water extract of Cordyceps sinensis mycelia. J Lab Clin Med 1995, 8:134–7.
  • Yi Liu, Jihui Wang. The Chemical Constituents and Pharmacological Actions of Cordyceps sinensis. Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine.
  • Zimmerman RS1, Frohlich ED. Stress and hypertension. J Hypertens Suppl. 1990 Sep;8(4):S103-7.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies