Olvídate de la alergia a las gramíneas y sus molestos síntomas

¿Sabías que la alergia a las gramíneas es una de las más frecuentes en todo el mundo? El polen de este tipo de plantas que agrupa desde cereales como el trigo, la avena y la cebada hasta la grama común puede causar rinitis alérgicas y asma.

Entre sus síntomas destacan la quemazón en el paladar, problemas respiratorios, lagrimeo, tos seca, estornudos, congestión nasal, ojos rojos

Y esta es una realidad para más de 7 millones de personas en España desde abril a junio. Aquí te damos algunas pistas que te pueden ayudar a sobrellevar mejor estos meses.

Logo-Hdt-Blanco

PUBLICADO EL 5/04/2023
AUTOR: EQUIPO EDITORIAL HIFAS

alergia-poaceas-1

¿Qué es ser alérgico a las gramíneas?

En nuestro territorio, estas especies poáceas, entre las que se encuentran casi todas las plantas que identificamos con espigas y que tienen por tallo una caña, polinizan de abril a junio por lo que si te pica el paladar y la nariz y te sientes mal, muy probablemente tienes alergia a las gramíneas, dicho en otras palabra, padeces una polinosis a las gramíneas.

Afortunadamente, hoy hay muchas opciones de tratamiento y prevención, además de las medidas higiénicas que son fundamentales para olvidarte de sus molestos síntomas.

Como biólogos expertos en hongos medicinales, en este post hablaremos de Champiñón del sol y Reishi, dos recursos de la medicina tradicional oriental que han demostrado grandes efectos sobre la alergia en estudios científicos actuales. De todo ello hablaremos en las siguientes líneas.

¿Qué es una gramínea? El alérgeno por excelencia

En general hablamos de un tipo de planta herbácea que representa el 20% de la vegetación de nuestro planeta que se caracteriza por tener un tallo hueco y hojas largas y estrechas. 

Dentro de este grupo está la grama común (muy empleada como alternativa al césped) y los cultivos alimenticios más representativos en términos de superficie: trigo, maíz, cebada, alpiste, arroz, avena, etc. Pero también otras cuyo nombre te será menos familiar entre las que destacan el ballico, la festuca, la espiguilla, el carrizo o el dactilo. 

Si analizamos la presencia de el alérgeno en nuestras latitudes, cerca 8.3 millones de hectáreas en España (datos de 2020) son prados y pastizales, y dentro de las tierras de labor, casi 7 millones de hectáreas se corresponden con cultivos de cereales de grano y forraje. En total, unos 15 millones de hectáreas son susceptibles de emitir alérgenos (para dimensionar este dato te damos otro: España tiene 19,4 millones de hectáreas de superficie forestal).

Esta inmensa cantidad de poáceas (nombre con el que también se conocen las gramíneas) y su comportamiento biológico —polinizan de abril a junio— hacen especialmente duros los meses de la primavera.

Algunas gramíneas o poáceas que debes conocer:

  1. Poáceas empleadas para jardines y pasto:
    • Cynodon dactylon o grama común
    • Lolium perenne o ballico 
    • Poa annua o espiguilla y poa
  2. Gramíneas empleadas como forraje:
    • Dactylis glomerata o dactilo. Gramínea empleada como forraje para animales.
    • Festuca: Gramínea cultivada esencialmente para el forraje y el césped.​
    • Phleum pratense o hierba timotea. Se usa como alimento del ganado, más concretamente como heno para los caballos.

También destaca la Phragmites australis o carrizo, planta herbácea comúnmente empleada como material de construcción de tejados.

¿Cómo saber si tengo alergia a las gramíneas?

Según podemos leer en la web de la Sociedad Gallega de Alergia, los síntomas de la polinosis a las gramíneas puede causar desde rinitis hasta asma, pasando por estornudos picor en nariz, paladar, ojos; congestión nasal; malestar general, estornudos, etc.

Estos síntomas comunes en la alergia primaveral se diferencian de los catarros y resfriados debido a que su activador es el contacto con el alérgeno y que están muy vinculados al calendario de polinización.

En el caso del polen de las gramíneas, este es fácilmente transportado y dado su volumen en nuestro territorio, los síntomas asociados a la alergia a su polen se describen de norte a sur, siendo especialmente representativos en las regiones de Madrid, Andalucía y Castilla-La Mancha.

¿Se puede curar la alergia a las gramíneas?

Según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), 14 millones de personas en España padecen alergias de primavera y unos 8 tienen alergia al polen. En este grupo, la alergia a las gramíneas es la más representativa (más de 7 millones)… ¿Qué se puede hacer para frenar sus síntomas?

Los tratamientos convencionales incluyen vacunas para la alergia (inmunoterapia), pero en general se pueden tomar medidas preventivas que limiten el contacto con alérgenos, entre otras.

Champiñón del sol Agaricus Blazei
REISHI

Champiñón del sol y Reishi: moduladores de las reacciones de primavera

La estrategia natural con extractos de hongos medicinales que ayuda a frenar los síntomas de la alergia a las gramíneas pasa por regular el sistema inmune (limitando la inflamación)  y añadir sustancias antihistamínicas naturales:

  • Los estudios con Champiñón del sol indican que equilibra la respuesta Th1 y Th2 y limita la liberación de histamina por parte del organismo, una de las sustancias con actividad proinflamatoria por excelencia en las reacciones alérgicas.
  • Los estudios con Reishi indican que posee actividad antiinflamatoria, lo que complementa la acción del champiñón del sol ante el desarrollo de una respuesta alérgica.

En el mercado existen diferentes opciones a la hora de consumir Champiñón del sol y Reishi, aunque pocos contienen extractos puros, que son los subproductos del hongo medicinal que cuentan con los estudios científicos que avalan su uso como complemento.

En este sentido, Mico-Sol y Mico-Rei de Hifas da Terra son extractos puros 100% ecológicos, que cuentan con el aval de la AESAN y del sello de producción ecológica europeo (garantiza la ausencia de sustancias tóxicas como metales pesados, pesticidas y fertilizantes). 

Descubre Mico-Sol

El suplemento de Hifas da Terra elaborado a base de hongos medicinales con beta-glucanos y minerales. Cómpralo ahora con un 10% de descuento con el cupón ALERGIAS23

COMPRAR AHORA

cortar la alergia a las gramíneas: ¿es posible?

Estas son las recomendaciones destacadas para minimizar la polinosis a las gramíneas:

  1. Disponer de un diagnóstico médico exacto para identificar correctamente el alérgeno causante de la reacción alérgica. Normalmente los síntomas serán más molestos en la época de polinización, pero si se observan fuera del rango de fechas mencionado anteriormente, se recomienda consultar con el servicio de alergología de referencia.
  2. Conocer los niveles de polen del causante de la alergia. Estas webs son de ayuda, especialmente para las zonas donde la alergia al polen de gramíneas es mayoritario:
  3. Evitar, en la medida de lo posible, estar próximos a la plantas que causan la alergia. Durante la polinización, en exteriores, se pueden usar mascarillas, pañuelos y gafas de sol para limitar la cantidad de polen ingerido.
  4. En casa se puede limitar el tiempo de ventilación a 5-10 minutos, preferentemente antes de que amanezca.
  5. Evitar el contacto con perfumes, tabaco, lacas, pesticidas… Estas sustancias suelen empeorar la sintomatología de las alergias.

¿Dónde están las gramíneas?

Este tipo de plantas se localizan en todas partes del mundo representando más del 20% de la vegetación de nuestro planeta. Crecen en todos los continentes, incluidos los hábitats más extremos como los desiertos. El único espacio hostil para su crecimiento son las montañas más altas. 

Las zonas costeras son las menos favorables para su crecimiento, no obstante, el viento puede transportar fácilmente sus pólenes por lo que estas regiones no se libran de altos cantidades de polen en el aire (más de 130 granos por metro cúbico).

calendario de polinización: ¿Cuándo florecen las gramíneas?

Aunque en general se dice que la época con mayor presencia de polen en el aire va de abril a mayo, hay variaciones por región y por tipo de planta. Todas son gramíneas: desde los cereales más cultivados hasta las plantas que crecen en los prados, carreteras y ciudades. Por este motivo, el proceso de cada especie es distinto y se cuentan más de 10.000 especies de gramíneas.

Por regiones, según explican diferentes expertos, el polen puede ser notorio en el norte hasta el mes de agosto, pero en la costa mediterránea se puede extender hasta casi principios de noviembre.

¿Cuándo acaba la alergia a las gramíneas?

Aunque hablamos de una alergia estacional más estrechamente ligada a la época de polinización de una familia de plantas, la alergia a las gramíneas puede darse a lo largo de todo el año, siendo especialmente molesta en los meses de primavera, verano y otoño, según región donde se habite.

Asimismo hay que tener en cuenta la alergia a otro tipo de pólenes como del olivo, abedul, plátano, ciprés, etc. también muy extendida entre la población.

Este portal de la Sociedad Española de Alergología ofrece información actualizada sobre los niveles de polen en el aire, un indicador clave para tomar medidas de prevención contra las alergias a las gramíneas, entre otras.

En resumen: tips para la alergia a las poáceas

En torno a 7 millones de personas padecen alergia a las plantas poáceas, reconocibles por tener forma de espiga y florecer entre abril y junio. Identificar el alérgeno y evitarlo en la medida de lo posible te ayudará a minimizar el malestar que causa en tu cuerpo. Pero hay más, sigue las recomendaciones de tratamiento y si quieres, puedes optar por la complementación con extractos de hongos medicinales como Mico-Sol y Mico-Rei. En Hifas da Terra disponemos de un servicio de asesoramiento gratuito. Puedes dirigir tus consultas aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *